Alimentación saludable en el trabajo

Publicado el : 05/05/2017 11:07:33
Categorías : Recetas y Consejos

Si tu horario laboral te obliga a comer en el despacho, seguramente te cuesta mucho mantener una dieta equilibrada. Comer sano en el trabajo es un reto para muchos de nosotros, que nos vemos superados por horarios excesivamente largos que nos hacen  caer en la tentación de la comida preparada o los platos más básicos para llenar nuestro tupper.

Las ventajas del tupper

Si queremos comer sano en el trabajo, lo primero que debemos hacer es acostumbrarnos a llevar nuestro menú preparado de casa, ya que controlar lo que tomamos en un bar o restaurante es mucho más complicado.

De todos modos, llevar un tupper sano a nuestro lugar de trabajo no es tan fácil como parece. Debemos tener en cuenta tanto los alimentos que vamos a incluir en el menú como su forma de cocinado y conservación.

Asegurarnos de que los alimentos están bien cocidos nos permite conservarlos sin problemas desde el momento de su preparación – habitualmente, la cena del día anterior – hasta el momento de su consumo.

Igualmente, debemos ser muy conscientes de la necesidad de dejar el tupper en la nevera de la oficina, para evitar que las largas horas a la intemperie puedan influir en el estado de sus alimentos y en el mantenimiento de sus cualidades nutricionales.

Una dieta equilibrada

Es recomendable que nos planteemos nuestra comida en el trabajo con una visión global de toda la semana. De esta manera, nos estaremos asegurando de seguir una dieta equilibrada que incluya la mayoría de nutrientes.

También es importante que no nos olvidemos del pan y de la fruta, ya que comer solo lo que tenemos en el tupper no nos aporta los beneficios de un menú completo.

Es recomendable, además, que llevemos dos fiambreras al trabajo: una con ensalada o verduras, y otra con la proteína que hayamos escogido. Para asegurar que llegan en el mejor estado de conservación posible, los aliñaremos en el momento de consumir. Si en el comedor de tu trabajo no tienes sal y aceite a tu disposición, puedes llevarte un pequeño botecito de casa.

En cuanto a la proteína, es recomendable que te decantes por las carnes blancas como el pollo, pero mejor que no estén cocinadas a la plancha ya que se resecan mucho al calentarlas en el microondas. 

¿Tienes hambre a media mañana o media tarde? Llévate un yogurt, fruta o frutos secos para comer algo saludable y que, además, te aporte energía.

Un consejo final: procura que la mayoría de los alimentos incluidos en tu menú del trabajo sean de origen ecológico, ya que así estarás garantizando un aporte extra de salud para tu organismo al no ingerir los componentes artificiales de la comida industrial.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leido y acepto la política de privacidad.